Rafael Veloz García: La Consulta Popular derrotará al fraude electoral de Maduro

Se puede afirmar que este mecanismo constitucional transita ya por el camino del éxito, debido al creciente interés en participar que muestran los venezolanos, quienes están dispuestos y listos para vencer cualquier obstáculo.

Las manifestaciones de apoyo a la Consulta Popular constitucional crecen cada día más, cuando nos encontramos a poco menos de dos semanas para su inicio, lo que permite augurar hoy que la meta será alcanzada y hasta superada.

Una de las más recientes fue la del Frente Cristiano de Venezuela (FCV), que se comprometió a participar activamente del 5 al 12 de diciembre, fechas de la Consulta, al considerar que es el mecanismo más viable para convertirse en la catapulta que lleve al país a lograr la paz, la unión entre los venezolanos, restaurar la democracia y alcanzar la libertad.

El Frente Cristiano de Venezuela, encabezado por Lorenzo Tovar, es una agrupación de carácter nacional de líderes religiosos, pastores evangélicos y miles de creyentes, que desde hace algunos años se ha pronunciado contrario a la forma como el régimen de Nicolás Maduro conduce al país y ha formulado graves denuncias de manera pública, en especial por la elevada cantidad de venezolanos que mueren en todo el territorio por falta de alimentos y medicinas.
El FCV en lo que va del mes de noviembre ha hecho dos anuncios de gran importancia. En primer término rechazó el fraude del régimen del 6D y destacó que impulsará la Consulta Popular a nivel nacional. Posteriormente, informó que tiene casi lista su maquinaria contra el fraude y diseñó su estrategia para consolidar el apoyo a la Consulta Popular. En ambos aspectos hay que resaltar que sus integrantes se encuentran en las calles haciendo recorridos casa por casa, sobre todo en los sectores populares, para suministrar información a sus habitantes.

Tovar, desde su ministerio cristiano y social, es un hombre de profunda fe, al igual que todos los que lo acompañan en el FCV, por lo que están convencidos, al igual que nosotros, que el espítitu de Dios iluminará a los venezolanos para conducirlos por el camino correcto, que no es otro que el de la Consulta Popular y el rechazo al fraude electoral parlamentario que trama la dictadura, que además ya ha recibido la condena de los Estados democráticos del mundo.

Esa fe pristina, el contagioso entusiasmo y la disposición de trabajar por amor al país y a su pueblo de cada uno de los integrantes del FCV, son factores que se verán reflejados en el éxito de la Consulta Popular, en unión con la voluntad de la inmensa mayoría de venezolanos que saben que el único camino para salir de la crisis humanitaria compleja que viven es el urgente cambio político en Venezuela.

En ese proceso de articulación de esfuerzos se sumarán esta semana los actos de juramentación de los sectores de la educación, estudiantil, salud y de otros profesionales e integrantes de la sociedad civil, para contribuir a la manifestación de voluntad de los ciudadanos a través de la Consulta Popular.

En cada uno de ellos es inocultable el deseo creciente de participar, por lo que se muestran dispuestos y listos para vencer cualquier obstáculo.

EL FRAUDE Y LA FARSA

La Consulta Popular es una inmensa protesta contra el régimen de Maduro en la que el pueblo denunciará y rechazará el fraude y la farsa del 6D. Y al hacerlo se estará enviando el claro mensaje al mundo de que los venezolanos sí quieren elecciones, pero libres y tranparentes, así como el necesario auxilio de la comunidad internacional.

Lo del 6D no son una elecciones. Como dije se trata de un fraude, porque es un engaño a la población a la que pretenden hacer ver que tendrán la oportunidad de elegir, cuando no es así. También es una farsa, porque fingen que de allí saldrá una nueva Asamblea Nacional que dará solución a los problemas de los venezolanos. Y tampoco será así.

Solo basta recordar que el pasado 5 de enero un grupo de diputados alacranes asaltaron la Asamblea Nacional y nombraron una junta directiva ilícita avalada por el TSJ, pero también de manera fraudulenta crearon una Asamblea Nacional Constituyente, que funcíona desde el 4 de agosto de 2017. ¿Y qué han hecho para solucionar los problemas de los venezolanos? ¡Absolutamente nada! Diríamos que todo lo contrario, porque la crisis se acentúa en todos sus niveles.

Por ello, participar en la Consulta Popular y NO salir a votar en el fraude del 6D se traduce en un gran paso.

SIGNIFICATIVOS AVANCES

La semana pasada se avanzó cuando la Asamblea Nacional y el Comité Organizador ajustaron las tres preguntas de la Consulta, apoyados en las sugerencias de la sociedad civil y el movimiento estudiantil.
Las preguntas quedaron estructuradas de la siguiente manera:

1) ¿Exige usted el cese de la usurpación de la Presidencia de parte de Nicolás Maduro y convoca la realización de elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables?

SÍ. NO.

2) ¿Rechaza usted el evento del 6 de diciembre organizado por el régimen de Nicolás Maduro y solicita a la comunidad internacional su desconocimiento?

Sí. NO.

3) ¿Ordena usted adelantar las gestiones necesarias ante la comunidad internacional para activar la cooperación, acompañamiento y asistencia que permitan rescatar nuestra democracia, atender la crisis humanitaria y proteger al pueblo de los crímenes de lesa humanidad?

SÍ. NO.

No está demás recordar que la Consulta Popular se realizará en dos fases: la digital, del 7 al 12 de diciembre de 2020 y la presencial, el sábado 12 de diciembre en toda Venezuela y principales ciudades del mundo, en las cuales la diáspora venezolana tendrá la oportunidad de expresarse.

Hay que estar muy atentos a la pregunta número tres, que se presenta como un elemento nuevo, para agotar todas las vías que permitan a la comunidad internacional asistir a los venezolanos, no solo ante la crisis humanitaria compleja que padecen, sino para recuperar la democracia y “proteger al pueblo de los crímenes de lesa humanidad”, como señala textualmente la pregunta.

En este último aspecto, desde nuestra Oficina Parlamentaria hemos venido trabajando en la conformación de un expediente muy bien sustanciado que, previa aprobación de la Asamblea Nacional, será llevado a instancias internacionales, incluida la ONU, para que sea invocado el compromiso político global del R2P, que significa la Responsabilidad de Proteger a la población contra los delitos de lesa humanidad, en este caso los cometidos por el régimen de Nicolás Maduro.

El R2P nace en 2005 durante la secretaria general de Kofi Annan y es un mecanismo que nada tiene que ver con el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, valga la aclaratoria.

El citado expediente estará listo esta semana, con elementos probatorios de los delitos de lesa humanidad y la sistemática violación de los derechos humanos en Venzuela, cuyo Estado se configura en las doctrinas de fallido y forajido, por lo que será de gran utilidad para la Misión Internacional Independiente del Consejo de DDHH de la ONU y para la Oficina de la Alta Comisionada para los DDHH de Naciones Unidas, entre otros organismos.