Este es el dueño de la camioneta encontrada con cuatro cadáveres adentro en Bogotá (Video)

Este es el momento cuando hacen la inspección a la camioneta. Foto: Archivo particular

 

La Policía de Bogotá está tratando de establecer la identidad de las cuatro personas asesinadas y abandonadas anoche en una camioneta Toyota, en el norte de Bogotá.

Por eltiempo.com

Cámaras de seguridad muestran cómo la camioneta, de color gris Xerus metalizado y de placas CJE-835 de Chía, fue abandonada hacia las 10 de la noche y, tras tres horas de inspección, se encontraron los cuerpos de tres hombres y una mujer con signos de tortura.

Estos son los datos del propietario de la camioneta en la que fueron encontrados los 4 cadáveres. Foto: EL TIEMPO

 

“Todos los cuerpos tienen tiro de gracia”, le dijo a EL TIEMPO uno de los investigadores. Dos estaban en el baúl y todos estaban en bolsas negras, agregaron investigadores judiciales.

Además, aseguraron que no había rastro de la identidad de los cuatro muertos y que la pista a seguir es el dueño de la camioneta que, al parecer, tenía traspaso abierto.

EL TIEMPO investigó y estableció que la Toyota tiene blindaje nivel 3, incorporado al vehículo en julio del año pasado.

Aparece a nombre de un empresario. Con los mismos apellidos está registrada una compañía en Barcelona, España, en la calle Pau Claris.

La empresa está dedicada a la gestión y administración de títulos valores y comercio de mercancías varias no perecederas.

Su nombre es Carlos Mauricio Navarro Durán quien es buscado por oficiales de inteligencia de la Policía Metropolitana de Bogotá para que entregue información sobre las personas que tenían en su poder la camioneta.

“En este tipo de casos, por lo general, el carro usado para abandonar cadáveres pertenece a una de las víctimas. Por eso, queremos saber si Navarro la vendió o seguía en su poder“, aseguró un investigador.

Y agregó que el dueño no registra antecedentes judiciales y que se trata de una pista dentro de la investigación para llegar a los tenedores del vehículo y a las identidades de los muertos.

En todo caso, a los cadáveres ya se les tomaron las huellas decadactilares para confrontarlas con los registros oficiales y establecer su plena identidad.